20 posturas para penes pequeños

Portada

El sexo es uno de los momentos más cargados de expectativas en las parejas, y puede convertirse en un momento incómodo cuando esperas más de lo que tu chico puede dar.

En ese sentido, habría que saber diferenciar entre lo que la genética le ha dado (que no se puede cambiar) y su actitud. Con el segundo factor existente, puedes tener una vida sexual increíble por mucho que él no haya sido bendecido con un gran tamaño.

Si tu chico tiene un pene pequeño, no hay motivos para que el orgasmo no siga siendo tu mejor aliado en la cama.

Nicci Talbot, experta en sexualidad y bienestar asegura que “muchos hombre esstán preocupados por el tamaño de sus penes, pero lo importante es lo que hacen con él”.

Con un pene pequeño hay que concentrar los esfuerzos en el ángulo de penetración para conseguir el máximo placer para ella“.

Acá te dejamos 20 posturas increíbles para penes pequeños, con las que conseguirás el máximo placer con la materia prima existente:

  • El Bandolero: La chica se acuesta boca arriba, encoge las rodillas y el hombre le sujeta las piernas con las dos manos, poniéndolas sobre su pecho. Con esta postura, tu punto G recibirá toda la atención que necesita y, cuanto más cerca os pongáis el uno del otro más profunda será la penetración.

  • La tumbona: Aunque vas a poder estar mirando, él deberá apoyarse con sus manos hacia atrás, por lo que no podrá acariciarte mientras te penetra. Tú deberás estar tumbada boca arriba apoyada en una almohada y poner tus pies sobre sus hombros. Si quieres una sensación más intensa, prueba a poner un cojín también al final de tu espalda.

  • El delfín: Se trata de hacer una especie de puente con tu cuerpo de tal forma que tu chico sujete tus muslos con los brazos y te coja por el final de la espalda o el trasero. Tú debes estar apoyada sobre tus hombros pero él debe sostener también parte de tu peso para que no te hagas daño.

  • El loto: En ella tienes que tumbarte boca arriba y doblar las piernas mientras que tu chico se tumba entre tus piernas y te penetra desde arriba. Para que no tengas que soportar el peso de tu pareja, lo mejor es que él se apoye sobre los antebrazos.

  • El águila: Tu chico debe sentarse de rodillas enfrente de ti. Entonces tú te tumbas sobre él y levantas las piernas, que tu chico debe sujetar para que no te canses demasiado.

  • El héroe: Túmbate boca arriba mientras tu chico te sujeta las piernas y consige levantar levemente la pelvis. Recuerda que debes doblar un poco las piernas y relajar tu cuerpo para que él pueda entrar con mayor facilidad y profundidad. Con las manos libres, puedes sujetarle las piernas para ir marcando el ritmo que más te gusta.

  • La pierna arriba: Para esta postura, túmbate boca arriba y levanta una pierna. Deja que tu chico se siente entre medias de tus dos piernas colocando la que está levantada sobre su hombro. El hecho de subir la pierna le permite al hombre llegar más profundamente y así conseguir un extra de placer para ti.

  • Las llaves cruzadas: Se trata de que te tumbes encima de la superficie boca arriba con las piernas hacia arriba y cruzadas. De esta forma, tu compañero permanece de pie enfrente de ti y utiliza sus manos para cruzar y descruzar las piernas a la vez que te penetra.

  • La mariposa: en esta postura debes tumbarte sobre una superficie plana y levantar tu pelvis, de forma que esto le permita introducir su pene en mayor profundidad y alcanzar tu punto G más fácilmente.

  • La cuchara: La postura de la cuchara o en caja, es una gran posición por varias razones. La primera de ellas es que te permite conseguir un momento muy íntimo con tu pareja, pero además, es también un modo de alcanzar una estimulación intensa.

  • Cowgirl al revés: La postura de la cowgirl a la inversa es sin duda una de las mejores posiciones que hay. En ella, el hombre se tumba boca arriba mientras ella se sienta encima de él, pero de espaldas. Es decir, los dos tienen que mirar en la misma dirección.

  • El desliz: Tu chico se tumba boca arriba, mientras que tú te tienes que tumbar sobre él con las piernas juntas. Mientras te penetra debes deslizarte sobre él haciendo movimientos hacia arriba y hacia abajo.

  • La nota X: Debes extender y abrir todo lo que puedas tus piernas para conseguir una penetración extra y mayor contacto con el clítoris.

  • NirvanaEs una variación del tradicional misionero, pero el Nirvana introduce algún que otro giro interesante. En esta postura ella está acostada boca arriba con las piernas estiradas y los brazos sobre la cabeza. Él, por su parte, se coloca encima mientras se mueve de atrás a adelante.

  • La esfinge: Para la posición de la esfinge, túmbate apoyando tu estómago boca abajo mientras sostienes tu peso con los antebrazos. En cuanto a las piernas, una debe estar estirada hacia detrás y la otra doblada hacia un lado.

  • El sabueso: Para realizar esta postura, también tienes que ponerte a cuatro patas, pero esta vez deberás apoyarte sobre tus antebrazos, arquear la espalda y subir el trasero para que tu pareja pueda acoplarse por completo a tu cuerpo.

  • El perrito: A él le da sensación de control y a ella le da la posibilidad de doblarse hacia delante apoyando sus codos o brazos y apretar y juntar las piernas para acortar el canal vaginal. De esta forma, la penetración es más profunda.

  • El ventilador: El chico penetra a la mujer por detrás, controlando el movimiento y acariciando el clítoris con el pene mientras puede sujetar sus pechos con las manos.

  • La montaña mágicaLos cojines dan a esta postura mayor facilidad para su realización. Arrodíllate enfrente de las almohadas y apóyate sobre ellas, mientras que él debe inclinarse de rodillas sobre ti, con sus piernas algo más abiertas y te penetra desde atrás.

  • El caracol: Debes tumbarte sobre el suelo, apoyada en un cojín, mientras que acercas tus rodillas a tus pechos y pones tus piernas sobre los hombros del chico. Él, por su parte, debe penetrarte mientras te mira, lo cual supone un beneficio extra especialmente si te excita verle disfrutar contigo. 

Fuente: Ultimas Noticias.