Las cosas que nunca debes hacer ni decir en una cita romántica

Portada

Es verano, la estación más propensa para ligar y conocer gente nueva. Seguro que tú, querido lector, estás en una de esas apps para dicho menester como Ok Cupid, Tinder o Meetic. Quedas con una, con otra… y a veces (la mayoría de las ocasiones) la cosa no llega a buen puerto. Lo peor no es que te vayas a casa solo (otra vez), sino que desconoces qué has hecho mal.

“Si todo iba perfecto… no sé por qué no quiso tomarse la última” o “siempre me pasa igual, al final salen huyendo” son frases que circulan por tu cabeza tras esas primeras citas dramáticas. Bueno, buenas noticias: se ha acabado tu mala suerte o, dicho de otra forma, tu mala pata. En este artículo, y con ayuda de las confesiones de los usuarios del foro ‘Reddit’, vamos a explicarte qué no hay que decir nunca jamás en un primer encuentro amoroso. Toma nota.

1) Cuidado con la familia

A no ser que consideres a tu perro o gato como familia, no hay que mencionar nunca a tus parientes cercanos en una primera cita. Y mucho menos hacer comparaciones. “Te pareces mucho a mi hija“, le dijo un pringado a una chica del mencionado foro. Obviamente, la susodicha se fue a su casa por patas, pues aunque haya podido ser un comentario inocente, suena a perturbado total.

Si ella te pregunta, contesta. Pero si no, no es necesario que le cuentes dónde viven tus padres, a qué se dedica tu hermana o qué hace con su vida tu primo segundo. No es necesario. ¿Razón? Darás la impresión de que tienes un gran apego a tus parientes, y la asustarás.

2) Modera el contacto físico

Un tocamiento de brazo está permitido, de hecho refleja interés sexual por la otra persona. Pero cuidado con pasarte: con dos roces en esa extremidad es suficiente. Si tocas su estómago o sobre su pierna, si le acaricias la mejilla o le colocas el pelo tras la oreja, va a pensar que vas a saco. Si ella no te da señales claras de “puedes acercarte” no la presiones. Si notas proximidad, adelante, pero si no, las manos quietas, colega.

3) Hablar de tus ex

Este error es un clásico, y habla la voz de la experiencia. En esta sección hay varios redactores que han tenido primeras citas con chicos y chicas, y la mayoría habla de sus exparejas en el primer encuentro. No entendemos muy bien qué colisión cósmica se ha producido en las neuronas de estos seres, pero mencionar a los ex a una persona a la que no conoces de nada (y que te la quieres ligar) solo conducirá al fracaso. Ella pensará que sigues anclado en tu pasado o, peor aún, que tu vida es lo que ocurre entre una pareja y otra. Es agobiante y cero sexy.

Si te pregunta por tus exparejas, di la verdad pero por encima. Nada de nombres, fechas, edades ni profesiones. Si insiste, contesta “si no te importa, me gustaría que hablemos de ti, quiero conocerte”, por ejemplo. Otro buen consejo es que si te mueres por contar algo que has hecho o te ha pasado con un antiguo amor, cambies su nombre por un “amigo”. No es mentir, y si la cosa va para largo ya ni se acordará.

4) Preguntar el nombre

“¿Cómo te llamabas? Que se me ha ido…”. Es real. A una mujer del foro le ha pasado, y tenemos testimonios cercanos que lo corroboran. Puedes pensar que es difícil que a uno se le olvide el nombre de su cita, pero eso es porque nunca has estado en una app para ligar. Hablas de media con veinte personas al día, y quedas con uno un martes, y con otro un viernes. ¿Resultado? Acabas mezclando nombres, profesiones, aficiones… es inevitable.

Tuedado no ha salido de una aplicación… lo sentimos, pero para ti no hay remedio ni consejo: no sabes ligar y te mereces estar solo.

5) Intentar halagar

“No eres como el resto de chicas”, “princesa”, “señorita”, “preciosa”…. A ver, que unos halagos a nadie le hacen daño, pero con cuidado. Este mensaje va dedicado sobre todo a aquellos hombres maduros: debéis aprender que a las chicas de hoy en día no le hacen mucha gracia los piropos tan a la antigua. De hecho, un gran número de ellas se sienten ofendidas.

Ojo, no decimos que los piropos sean malos. Ni mucho menos. Pero sí has de ser sutil y no agresivo. Puedes decir algo tipo “te queda genial ese color” o “me encanta cómo te sienta esa camisa”. Son cosas sencillas, básicas, por eso aún no sabemos por qué no lo hacéis…

6) No seas intenso

Si eres supervegetariano, guay. Si eres fanático del fútbol, también. Pero, por Dios, no es necesario que tu cita lo sepa así de primeras. Aún no está en esa fase en la que todo lo que hace tu pareja te parece guay y “muy mono”. Tampoco te pongas en plan intenso de la vida sacando el tema de las corridas taurinas, la independencia de Cataluña, de la muerte, la vida, el porvenir… ¡NO!

Una primera cita es para divertirse, charlar, reírse, tener sexo, beber alcohol… pero no para debatir. Para eso está la segunda, amigo. Espérate un poco. Una usuaria del foro cuenta que un chico le empezó a preguntar que qué opinaba de la muerte. Obvio, salió huyendo. Ser intenso está bien cuando hay confianza, pero no es sexual, lo sentimos. Ojo, si quieres llevarte a una amiga, dale con todo tu arsenal intelectual, pero es difícil que la cosa pase de una copa.

Fuente: El Confidencial.