Por si las dudas, Aníbal Hoyos, es el alcalde de Belén.

Opinión

Por si las dudas, Aníbal Hoyos, es el alcalde de Belén, el alcalde de todos.

El señor demandante Gilberto Velásquez Zamora, solicitó, a través de la acción pública electoral, la nulidad del acta de escrutinio que declaró alcalde del municipio de Belén de Umbría al señor Aníbal Hoyos, pidiendo la exclusión de los votos que obtuvo en el cómputo general, reclamando que después de ello la Comisión Escrutadora eligiera a quien hubiera obtenido la mayor votación.
Como hechos se apoyó, en síntesis, en que a pesar de que inicialmente la Registraduría había conceptuado que como candidato por parte del Movimiento Cívico Belumbrense no se había alcanzado el número mínimo de registros de apoyo requeridos para validar la inscripción, posteriormente, tras varias revisiones irregulares de los apoyos, se otorgó el aval para participar de las elecciones.

Argumentó el demandante que era irregular la revisión, toda vez que en su criterio no se citó al Comité de Garantías para que estuviera presente en la revisión de las firmas, y por cuanto la última revisión fue practicada a solicitud de la delegada del Ministerio Público que de manera indebida y sin que fuera obligante su concepto, lo emitió favorable a la revisión de los registros.

El estudio del Tribunal Contencioso Administrativo, que conoció del proceso en única instancia, centró el análisis del proceso en determinar si respecto del factor de uniprocedencia de las firmas, se podía o no declarar el rechazo de la inscripción de la candidatura a la Alcaldía del municipio, teniendo en cuenta que la última revisión estableció que frente a 8.548 firmas analizadas, 5.084 eran válidas, y que éstas superaban el monto requerido para habilitar la inscripción.

Al efecto, aceptó los argumentos que a través del abogado William Cano Quintero expuso al momento de dar respuesta a la demanda en el sentido de que no era viable cambiar las reglas de juego una vez puesto en marcha el proceso de recolección de firmas, toda vez que unos eran los requisitos exigidos por la Resolución 644 de enero de 2015 y otros los de la resolución 1250 del 12 de febrero de ese mismo año; en otras palabras, que antes de esta última fecha no era necesario que los ciudadanos de puño y letra suscribieran la fecha en la cual firmarían el formulario, por lo tanto esos formularios, respecto del factor de uniprocedencia, no podían ser invalidados si la fecha era escrita por una misma persona.

Ello tras analizar los registros uniprocedentes anteriores al 12 de febrero, y encontrar que fueron declarados como tal 791 firmas, las que fueron indebidamente descontadas, pues las mismas eran válidas al haber sido recolectadas con el lleno de los requisitos legalmente establecidos para ese momento. Como quiera que sólo requería 771 firmas, consideró el Tribunal que quedaba solucionada la presunta irregularidad y debía entenderse, como lo hizo la Registraduría en su momento, que se recolectó el número de apoyos suficientes para participar de las elecciones en las que gracias a la participación masiva de la ciudadanía Belumbrense, a la postre sale electo Aníbal Hoyos como Alcalde Municipal.

De acuerdo con ello, la sentencia concluyó que la inscripción era jurídicamente válida, al cumplir con las exigencias legales, no encontrando entonces mérito para decretar la nulidad de la elección.

Cabe resaltar que esta decisión es en única instancia, es decir que respecto de ella no proceden recursos, quedando de esta manera en firme la decisión del honorable Tribunal Contencioso Administrativo.

Jotanotación: Belén, nuevamente ejemplo de Democracia.

1966-2017 Risaralda 50 años
Esperando la junta.
John Jairo Arias Henao
Asamblea de Risaralda
2do vicepresidente 2016