El Ajax se carga a la Juventus

El Ajax repitió la gesta firmada en el estadio Santiago Bernabéu en el Juventus Stadium, remontando el tanto de Cristiano Ronaldo para acceder por la puerta grande a semifinales de la Champions 22 años después, con los tantos de Van de Beek y De Ligt (1-2).

Después de una primera parte de dominio de la Juventus que certificó con el testarazo de Cristiano Ronaldo a los 28 minutos, el Ajax rescató la identidad que le ha convertido en la gran revelación de la Liga de Campeones para volver a tumbar a uno de los favoritos tras deshacerse del vigente campeón, el Real Madrid.

Van de Beek firmó el empate a los 34 minutos y Matthijs de Ligt dio el triunfo a los 67, premiando una exhibición en la segunda parte en la que el triunfo pudo ser por una diferencia mayor si no llega a ser por las intervenciones de Wojciech Szczesny.

Allegri intentó frenar a De Jong

Tras sufrir mucho ante las rápidas combinaciones del Ajax en Amsterdam, Allegri pidió a su equipo presionar con intensidad y apostó por el argentino Paulo Dybala de titular, al que colocó constantemente en la posición del holandés Frenkie De Jong, para dificultar su salida de balón.

También el bosnio Miralem Pjanic avanzó mucho su posición en fase de presión y el Juventus marcó su territorio en la fase inicial ante un Ajax que tardó más de veinte minutos antes de empezar a sacudirse y que, además, perdió al marroquí Noussair Mazraoui tras apenas 7 minutos por lesión.

Y es que, cuando poco a poco el cuadro holandés iba ganando metros, apareció la «bestia negra» Cristiano. En un saque de esquina lanzado por Pjanic, CR7 se liberó de Matthijs De Ligt y fulminó al meta André Onana de cabeza. Lo celebró con convicción el luso, auténtica pesadilla de los holandeses.

Pese a tener unos minutos de tensión, el Ajax logró reaccionar y, seis minutos después, consiguió igualar el resultado. El marroquí Hakim Ziyech lo intentó con un disparo desde los 20 metros que, tras un rechace de la defensa, llegó a Van De Beek para que este lo ajustara al poste y silenciara al Juventus Stadium.

Aumentaba la tensión en el conjunto turinés, que necesitaba un gol para prolongar su camino europeo, pero que no podía permitirse distracciones defensivas. A eso se sumó el problema físico padecido por Dybala al final de la primera mitad, que le obligó a retirarse en el descanso para dejar paso a Kean.

El Ajax se destapa en la segunda parte

El conjunto «bianconero» salió con confusión en la reanudación, ante un Ajax que, animado por la trascendental diana lograda en la primera mitad, dio muestra de toda su clase y organización táctica, con unas combinaciones que asustaron tremendamente a los turineses. Un juego espectacular que creó tres grandes ocasiones en el primer cuarto de hora.

La primera la tuvo Ziyech, quien perdonó desde dentro del área ante el meta polaco Wojciech Szczesny. La segunda fue para Van De Beek, con un derechazo a la escuadra desde fuera del área parado por el portero, mientras que la tercera fue cortada por Pjanic, cuando Ziyech iba a cerrar una gran triangulación impulsada por Neres y preparada por Tadic.

El fútbol total de los «hijos» de Cruyff ponía contra las cuerdas a la Juventus. Allegri dio paso al portugués Joao Cancelo y pasó del 4-3-3 al 3-5-2, Cristiano intentaba animar a sus compañeros, pero las pesadillas europeas del pasado se apoderaban de la afición turinesa. Dominaba el Ajax y los avisos anteriores fueron el preludio del gol. En el minuto 67, Schone colgó un saque de esquina y De Ligt fulminó a Daniele Rugani y a Álex Sandro para cabecear y enviar el balón al fondo de las mallas (1-2).

Fue un golpe psicológico para el Juventus, cuya reacción fue más impulsada por el nerviosismo que por la atención táctica. Y el Ajax seguía fiel a su tradición: el juego. A base de talento, organización y técnica, el equipo de Ten Hag apenas sufrió defensivamente y siguió creando grandes oportunidades de gol.

Neres perdonó en el 74, Ziyech vio como el colegiado le anulaba el posible tercer tanto por fuera de juego, pero eso no manchó una noche histórica para el Ajax, que pone rumbo a semifinales y que no se pone límites. Fue un disgusto tremendo para el Juventus, que se fue de un estadio que se quedó casi vacío en los últimos minutos. La imagen final de la derrota fue la amarilla a Cristiano, frustrado por una eliminación europea que no sufría desde 2015.

Publicado en Deportes, Generales.