El Atlético se atasca en Girona

El Atlético de Madrid ha empatado con el Girona (1-1) en partido de la jornada 14 de Liga disputado en Montilivi. Un resultado que complica las aspiraciones de los colchoneros de acercarse al liderato, al tiempo que permite a los catalanes seguir aspirando a puestos europeos.

Solo dos goles, pero el encuentro tuvo ocasiones para más e incidencias destacables, como la intervención del VAR en el gol del Girona y la providencial entrada de Iraizoz en la meta local por lesión de Bounou.

También fue trascendental la entrada de Diego Costa en el once inicial del ‘Cholo’ Simeone, puesto que el hispanobrasileño provocó en cierta forma el fallo de Ramalho en el gol del empate y estuvo muy activo, a su manera, peleando con la defensa del Girona.

El dominio al inicio fue local, propiciado en gran parte por la velocidad de Patrick Roberts por la banda derecha. El inglés desbordó como quiso al colombiano Arias, lateral derecho este domingo del Atlético.

No obstante, las mejores ocasiones para los de Eusebio venían de las botas de Granell. Por su parte, el Atleti trataba de encontrar su sitio con un once de circunstancias, en el que Saúl Ñíguez formó en el lateral izquierdo.

El ilicitano tuvo la mejor ocasión colchonera en el momento en que su equipo parecía sacudirse la presión rival. Tras una triangulación en la izquierda del área con Costa y Griezmann, su disparo se estrelló en el larguero y quedó tendido por un golpe en el rostro. Falsa alarma, ambas.

Penalti de VAR

Cuando todo parecía abocado al 0-0, Oblak derribó sobre la línea de la frontal a Stuani. De Burgos Bengoetxea concedió en un principio falta fuera del área, pero el VAR le corrigió y fue penalti, que el propio delantero uruguayo se encargó de transformar (minuto 46).

Un año más le tocaba al Atlético remar contracorriente en Montilivi, donde Granell seguía amenazando con su zurda en la reanudación.

Simeone dio entrada a Correa en busca de algo más de profundidad y minutos después el argentino dio una buena asistencia de cabeza a Saúl, pero su toque con la puntera lo paró Gorka Iraizoz, que había salido por la lesión de Bounou.

Correa no se dio por vencido y en el minuto 83 envió un centro largo a la carrera de Costa, que lo bajó con habilidad y Ramalho por detrás lo introdujo en su propia portería en su intento por despejar.

El empate quizá hizo justicia a los méritos, aunque el recién ingresado Gelson Martins tuvo en sus botas deshacerlo en el tiempo añadido, pero su disparo cruzado lo detuvo bien Iraizoz.