El Valencia gana en eficacia al Young Boys

El Valencia CF, con más pegada que juego, ha conseguido una victoria fundamental para mantener intactas sus opciones de clasificación en la Champions: se ha impuesto por 3-1, con doblete de Mina, al peleón Young Boys suizo.

Tras el tropiezo en Berna ante un rival teóricamente inferior, y a la deriva en la Liga, los de Marcelino estaban obligados a ganar y salieron con todo, incluido el delantero vigués que no tuvo el descanso que se esperaba.

Ya en el primer minuto el Valencia generó peligro, pero el rival no renunció al balón.

No hubo grandes ocasiones hasta que cerca del cuarto de hora, Rodrigo desbordó por la banda derecha y asistió a un Carlos Soler inspirado dentro del área. Primero con su desmarque y después con un toque picado por encima del portero. El balón dio en el palo y el rechace lo aprovechó Santi Mina para marcar el 1-0.

No obstante, el guion no cambió. El partido no tuvo dueño y la ocasión más clara fue para el Young Boys cuando Assalé se encontró en el punto de penalti solo con un balón de un centro colgado que nadie había conseguido rematar ni despejar. El delantero suizo no lo supo controlar.

Pero a cada jugada el equipo suizo no hacía sino aumentar la intensidad. Y la presión acabó dando sus frutos: un robo de balón dio paso al gol del empate en el tras una bonita combinación y mejor definición de Assalé, con un tiro cruzado tras asistencia de Fassnacht (minuto 37).

La alegría le duró poco al equipo de Berna. Los che devolvieron el golpe poco después con tres toques magistrales: pase de Wass a Soler en el balcón del área, centro al área y sutil toque sutil de puntera de Mina.

Cuestión de zarpazos

Pero el 2-1 tampoco tuvo efectos sobre los visitantes. En la siguiente jugada Ngamaleu falló otra gran ocasión. Y a la vuelta del descanso, el conjunto helvético siguió con su despliegue de agresividad y al ataque.

Aunque esta vez no tuvo premio. Al contrario, Rodrigo se sacó la presión rival con un pase a Soler, que tras una galopada chutó y marcó el 3-1.  Los atacantes del Valencia volvieron a demostrar su calidad y dieron tranquilidad al equipo.

Aún quedaba más de media hora y los suizos siguieron intentándolo, pero el cansancio hizo mella. Con menos control y más impotencia, una fuerte entrada sobre Coquelin le costó la roja directa a Sanogo. Afortunadamente el francés se recuperó.

Y el partido no tuvo mucha más historia. Con este resultado, el Valencia ha roto una racha de seis partidos sin ganar en la Liga de Campeones. Y en esta edición suma cinco puntos y mantiene todas las opciones para clasificarse a octavos de final, mientras que el Young Boys queda descolgado como colista del grupo H.

Eso sí, el equipo de la ciudad de los osos no ha dado la apariencia de un panda entrañable sino de uno más feroz.