Gratuidad mensual en artículos de higiene menstrual para reclusas será Ley

En último debate en la plenaria del Senado de la República fue aprobado el proyecto de Ley que busca que las mujeres que se encuentran internadas en los diferentes centros penitenciarios del país, tengan acceso gratuito y periódico a productos de higiene femenina como lo son toallas higiénicas, tampones y demás artículos de primera mano para el ciclo menstrual.

Adriana Matiz, autora del proyecto que ahora pasa a sanción presidencial, dijo que con este “se garantizan los derechos de dignidad, salud, bienestar y no discriminación” a más de 6.000 mujeres privadas de la libertad en todos los centros de reclusión femeninos del país.

“Básicamente van a tener la oportunidad de acceder de manera gratuita y con una periodicidad adecuada a los productos de higiene menstrual”, señaló la congresista.

Gracias a esta iniciativa, que en próximos días y luego de la firma del presidente Iván Duque se convertirá en Ley de la República, a las reclusas se les entregará cada mes un suministro de los mencionados productos higiénicos femeninos.

Las mujeres privadas de la libertad en todos los centros penitenciarios del país, además, recibirán capacitaciones mensuales frente al manejo de la higiene menstrual.

“Un proyecto que nos enorgullece y simboliza una lucha por la no vulneración de los derechos y que apela a la dignidad humana de las más de 6.000 mujeres privadas de la libertad de nuestro país”, añadió la representante tolimense.

De acuerdo con Matiz, las mujeres recluidas en las cárceles colombianas hoy “solo reciben dos paquetes de toallas higiénicas, una vez cada cuatro meses. En total, 80 toallas que no son suficientes para el manejo de su menstruación. En promedio una mujer necesita 360 toallas al año para su ciclo menstrual regular”.

A través de si sitio web, Juanita Goebertus, otra de las representantes autoras del proyecto de Ley, dice que en Colombia “hay una problemática que ha sido invisibilizada y ella es la insuficiente dotación de los elementos para la higiene propia del género, bienes que la Corte Constitucional consideró como insustituibles y de cuyo acceso depende el ejercicio del derecho a la dignidad, la igualdad, la salud y el libre desarrollo de la personalidad de las mujeres”.

Goebertus cita el memorando 0251 de 2004, en el cual el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC), “entidad encargada de suministrar artículos de primera necesidad y uso personal para los detenidos/as y condenados/as”, describe así el kit de aseo personal que hoy compone el mínimo vital para la población privada de la libertad:

  • Papel higiénico (2 rollos).
  • Máquina de afeitar (1).
  • Crema dental (1).
  • Jabón de tocador (1).
  • Desodorante (2).
  • Cepillo dental (1).
  • Toallas higiénicas (2 paquetes).

Estos elementos, añade, le son suministrados a las reclusas en su ingreso a prisión y una vez cada cuatro meses en abril, agosto y diciembre.

Estos “datos permiten evidenciar que la periodicidad y cantidad de los elementos de aseo, no admiten que estas mujeres puedan tener una vida digna intramural”, precisa la representante a la Cámara por Bogotá.