Prepárese para la lluvia de meteoros perseidas este fin de semana

El espectáculo celeste se verá en su máxima expresión en la madrugada del domingo. Según los cientificos, nunca antes había tan buenas condiciones para apreciar desde la tierra esta lluvia de estrellas.

La tradicional lluvia de los meteoros perseidas alcanzará su máximo apogeo en la noche del sábado al domingo, un espectáculo celeste realzado este año por un cielo oscuro de luna nueva.

¿Dónde podrá verse?

Según Germán Puerta Restrepo, comunicador científico con énfasis en astronomía, la lluvia de perseidas es un fenómeno mundial. “Se ve en todo el mundo pero hay que estar en lugares más bien oscuros”, indica.

En Bogotá no podrá verse. “La contaminación lumínica no deja ver los meteoros. Los meteoros sí pasan sobre la capital pero no se pueden ver porque la luz nos lo impide”, explica. “Pero hay un montón de sitios para ir: La Calera, Guasca, Suesca, Tabio, la Tatacoa, Villa de Leyva, los Llanos, La Guajira…”.

Hay estimaciones que auguran un año 2018 “promedio” para las perseidas o Lágrimas de San Lorenzo. Mejor que el año pasado pero no tan bueno como 2016, que fue excepcional.

Aunque el número esperado de estrellas fugaces no sea excepcional, las condiciones de observación serán “perfectas”, según la Royal Astronomical Society. Porque “luna nueva es sinónimo de cielo más oscuro”.

El pico central será después de la 1 de la mañana del domingo.

¿Por qué sucede?

La lluvia de estrellas es causada por las perseidas, un campo de partículas dejadas por el cometa Swift-Tuttle que la Tierra atraviesa cada año.

“Los meteoros son científicamente pequeños fragmentos que han dejado los cometas. Los cometas viajan en sus órbitas y van dejando estos materiales”, manifiesta Puertas. “La Tierra cruza por la órbita de ese cometa siempre en la misma fecha, entre el 10 y el 15 de agosto”, añade.

Al entrar en nuestro mundo, esas partículas chocan con las moléculas de la atmósfera. El choque, sumamente violento, produce luz. “Son como semillitas pequeñas, pero entran a velocidades fabulosas hasta de 50 kilómetros por segundo. A esa velocidad el fragmento se incinera y se observa ese fogonazo que se conoce como estrella fugaz”, expresa Puertas.

Su nombre se debe al radiante de donde vienen. “Cuando uno las está observando parece que esas estrellas fugaces vinieran desde un punto en el cielo, ese punto se llama el radiante”, explica el científico. “Es un efecto de pura perspectiva, como ves las líneas del ferrocarril en el horizonte. El radiante está en la constelación Perseo, por eso se llaman perseidas”, adiciona.

¿Qué hace que las perseidas sean tan populares?

Su popularidad se debe a que son los meteoros más brillantes. “Eso es todo un show y lo mejor es que es a simple vista, ¡no requieres nada!”, afirma Puerta. Además, son fácilmente fotografiables.

Pero para tener más posibilidades de observarlas se recomienda alejarse de las luces de la ciudad, privilegiar sitios despejados como una montaña o el mar, y tener paciencia (se requieren por lo menos 10 minutos para que la visión se acostumbre a la oscuridad).

Sumado a lo anterior, es necesario estar bien abrigado y cómodo. No utilice luces blancas dado que estas quitan la adaptación de la vista a la oscuridad, y en caso de que utilice linterna, cúbrala con celofán rojo.

Y si hace mal tiempo, la Royal Astronomical Society tiene un mensaje alentador: “Si las nubes hacen la observación imposible este fin de semana, sepan que la lluvia de estrellas fugaces durará todavía unos días aunque con una actividad reducida”.

Fuente: Semana.